La obra gigantesca del comandante Hugo Chávez por una Latinoamérica libre y soberana

Reynaldo Robles

Por: Reynaldo Robles Aroste

El comandante Hugo Rafael Chávez Frías sigue vivo y seguirá viviendo en el corazón de los pueblos, en la conciencia de los pueblos de Venezuela, de Latinoamérica y del  mundo que marchan hacia su liberación definitiva de la dependencia y dominación imperialista. Chávez es el líder del siglo XXI, un hombre audaz, visionario, patriota, solidario, soñador, carismático, perseverante, lector incansable, gran estadista, comunicador influyente y altamente emotivo, cantante de folclor, de niño soñaba ser pintor y la fantasía de jugar béisbol en las grandes ligas. Un hombre de elevadísima cultural general y con una formación ideológica y política de largas décadas.

El líder latinoamericano que encarnó a Simón Bolívar no fue cualquier improvisado individuo que llega a ser mandatario de un país como agente operador del FMI y de las grandes mafias bancarias que esclavizan a la humanidad. Hugo Chávez el líder indiscutible, carismático y de gran contenido cultural, fue resultado de una larga formación en ideología, política, filosofía, economía, geopolítica y otras disciplinas, sobre la base de la lectura sistemática de los clásicos del marxismo, el entorno militar, progresista y de izquierda.

El surgimiento histórico del líder contemporáneo que hoy crece imparable se explica de manera objetiva desde una visión integral del proceso social en el que influye el círculo familiar, social, geográfico y cultural. Hugo Rafael, uno de los hijos de una pareja de maestros de escuela, tuvo como maestras a tres maravillosas mujeres, su madre Elena, sus abuelas mamá Rosa y mamá Sara, en la práctica fueron las maestras formadoras de las bases humanas, psicológicas y culturales del líder latinoamericano del siglo XXI, en medio de la pobreza y carencias de una vida sencilla en su amada Sabaneta.

Un testimonio directo cuenta: “Chávez era el lector que todo autor querría para sus libros. Leía a todas horas, a pesar de las pesadas obligaciones que le imponían sus responsabilidades de gobierno. Y leía con pasión, pertrechado con sus lápices, bolígrafos y resaltadores de diversos colores con los que marcaba y anotaba los pasajes más interesantes, las citas más llamativas, los argumentos más profundos del libro que estaba leyendo”. Un gran ejemplo para estos tiempos en los que la práctica de la lectura es casi inexistente.

El desarrollo histórico del Líder Latinoamericano con el objetivo estratégico bien definido de liberar su país y Latinoamérica sobre la base de la integración de los pueblos, desde mediados de los setenta con una formación teórica para la conquista del poder a través de vía armada, formalmente consensuada para ser ejecutada en los inicios de los noventa, fracasada esta intentona Hugo se hace famoso por su audacia y cambia de estrategia para conquistar el poder vía participación electoral. Con el triunfo de 1998 se da el inicio del resurgimiento de una alternativa antineoliberal casi aniquilada en el mundo, lo que hay que valorar, en condiciones totalmente desiguales, con un Imperio Yanki que se pavoneaba ser el único e invencible gendarme mundial y que los mitos libertarios estaban casi desaparecidos.

Los pueblos de Venezuela y Latinoamérica en memoria del sacrificio del Comandante, ratifican su compromiso de seguir luchando por el Sueño Bolivariano, por el Socialismo del siglo XXI, por continuar la lucha por una Patria y Patria Grande para todos.

El sentimiento de lealtad a la obra emprendida de los cambios democráticos revolucionarios se refleja en las palabras que brotan de las voces del pueblo:

 “Lo mejor que hizo (el Comandante) es educar y concientizar al pueblo” que se debe continuar con mayor intensidad.

Los trabajadores, los indígenas, la gente humilde lo dicen con convicción, que el comandante “Chávez está en cada uno de nosotros, en nuestra alma”, en la conciencia, en las ideas para seguir construyendo el camino al Socialismo.

 “Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”, muy por el contrario crean condiciones para la vida humana abundante y dignificada.

Seguir avanzando en la revolución bolivariana”, es el mejor homenaje a la memoria del comandante y a la audacia desplegada de manera constante.

La unidad sea el norte” para “continuar con la semilla de la revolución hasta la victoria total”.

Estamos para continuar el pensamiento, la obra y la revolución emprendida por el Comandante”.

Chávez sin fronteras, líder mundial”, “revivió la esperanza para América y el Mundo”. La esperanza de un mundo mejor, justo y humano: Mundo Socialista.

Los presidentes y los líderes del mundo declaran:

Cristina Fernández: Vive y vivirá en cada venezolano y venezolana que dejó de ser invisible y se tornó protagonista. Hombres como Chávez no se mueren nunca.

Vilma Rousseff: Gran latinoamericano. Además de liderazgo expresivo, el presidente Chávez fue un hombre generoso. Generoso con todos aquellos que en este continente necesitaron de él.

Rafael Correa: Hugo seguirá más vivo que nunca, iluminando, guiando, inspirando estas revoluciones, la Patria grande, revoluciones irreversibles por la soberanía, por la dignidad, por la verdadera libertad, por la justicia, por la alegría, por la felicidad.  Luchó por la vida de su Venezuela adorada, por la vida de la Patria Grande, por la vida de un planeta más justo, más humano.  

Evo  Morales: Dio toda su vida por la liberación del pueblo venezolano, del pueblo latinoamericano y seguirá siendo la inspiración para los pueblos que luchan por su liberación.

José Mujica: Todos somos Chávez, pero somos juntos, atomizados y de a uno, imposible. Y tienen un compromiso con la unidad, con la paz, con el trabajo porque las revoluciones tienen facilidad en cuanto a lo que destruyen y tienen un largo camino en lo que tienen que construir que en definitiva es no sólo un cambio económico, sino cultural.

Daniel Ortega: El comandante presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, vino a iluminar a ese pueblo hermano, levantando la espada de Bolívar en Venezuela, América Latina, el Caribe y el mundo.

Mahmud Ahmadineyad: Para mí él fue una personalidad muy grande, un hermano y un amigo muy entrañable. Mi sentimiento es que me he perdido a mí mismo, pero estoy seguro de que él sigue vivo. Chávez nunca morirá.

Raúl Castro: Chávez ha trazado pauta en el continente, se fue invicto, invencible. Regresamos satisfechos de ver cómo se va proyectando la continuidad de la gran obra de Chávez, muy seguro de que los nuevos dirigentes van a tener éxito, fueron educados por Chávez, que les enseñó a reinterpretar la historia.

Mauricio Funes: Gobernó para su pueblo y cambió la realidad de desigualdad y exclusión que sufría el pueblo venezolano antes de su llegada al gobierno.

Luiz Inácio Lula da Silva: Tengo el orgullo de haber convivido y trabajado con él por la integración de América Latina y por un mundo más justo.

Juan Manuel Santos: El mejor tributo que podemos rendir a la memoria de Hugo Chávez es cumplir con ese sueño que él compartió con nosotros, de llegar a un acuerdo para la terminación del conflicto y ver una Colombia en paz. Él decía que eso era lo que quería Bolívar. Tenía toda la razón.

Piedad Córdoba: Chávez se encargó de que el chavismo no dependiera de él. El chavismo es hoy una ejemplar escuela de liderazgo, hay millones de Chávez.

César Hildebrandt: Chávez no fue una abrupta pesadilla. Fue construido tras el sueño despilfarrado de una democracia incapaz de destruir pobrezas y groseras desigualdades.

Fue el único latinoamericano de estos últimos tiempos que llamó a algunas cosas por su nombre (ladrón de siete suelas” a Alan García) y tuvo el coraje de enfrentarse al sórdido imperialismo de los Estados Unidos.

Atilio Boron: Fue Chávez quien reinstaló en el debate público latinoamericano, y en menor medida a nivel internacional, la actualidad del socialismo; más aún, la necesidad del socialismo como única alternativa real ante la inexorable descomposición del capitalismo.

James petras: Hugo Chávez va a entrar en la historia como una figura a la altura de José Artigas en Uruguay, José Martí en Cuba o Simón Bolívar en toda América Latina.

Y muchos otros líderes y personalidades coinciden en que el rol cumplido por Hugo Chávez es incuestionable por su influencia en el mundo y que su desaparición física determina el nacimiento, el resurgimiento y el fortalecimiento de la esperanza de una Latinoamérica integrada, libre, autónoma, solidaria, justa y humana.

Muy importante tener memoria de la continuidad histórica del liderazgo continental desde hace quinientos. Especialmente de los siglos XVIII, XIX, XX y XXI con José Gabriel Condorcanqui, Simón Bolívar, José Martí, Emiliano Zapata, José Carlos Mariátegui, julio César Sandino, Ernesto Che Guevara, Fidel Castro, Hugo Chávez, entre otros.

Algunas palabras del Comandante Chávez:

Yo juré ser como el látigo Chávez”. El látigo Chávez era beisbolista, campeón internacional a temprana edad, quien perdió la vida en un accidente aéreo sospechoso. Era su referente del adolescente Hugo que soñaba seguir sus pasos.

Cuando se hizo imposible de seguir con dicho sueño tomó la decisión siguiente: “Fui a pie a la tumba del látigo Chávez a pedir perdón”, entonces cambió su proyecto de vida, de los sueños de deportista a la lucha política a forjarse Comandante Libertario.

Le caracterizó la profunda fe religiosa, el cristianismo hecho praxis, la religión practicada en su significado esencial, humano y terrenal, para unir y dignificar a los pueblos por su liberación, independencia y soberanía, también su contribución a la unidad de Latinoamérica por la integración. Al respecto sus propias palabras reflejan de manera contundente:

Dame vida Dios aunque sea llameante, vida dolorosa, no me importa. Dame tu corona, Cristo. Dámela que yo sangro, dame tu cruz, cien cruces, que yo la llevo, pero dame vida. No me lleves todavía, dame tus espinas, dame tu sangre, que yo estoy dispuesto a llevarla pero con vida, Cristo, mi señor. Amén“. Esto refleja la fe cristiana desvaticanizada del Comandante, una fe cristiana en palabras del Amauta José Carlos Mariátegui y en la creencia andina para la vida terrenal y no para la ultratumba.

Algunas de las cualidades y obras del Comandante Chávez:

Un hombre sencillo y estudioso, presidente que escuchaba y hablaba.

Su memoria, su ejemplo, su ideal libertario perdurará, señalando el camino a continuar” siempre hasta la victoria.

 “La profunda convicción del pueblo venezolano por desarrollar la revolución bolivariana”.

 “Hoy tenemos patria” donde “la sonrisa del niño” es posible.

 “El pueblo que era invisible ahora es pueblo visible”.

 “La reivindicación de los pueblos originarios”.

“La economía al servicio del ser humano”.

“Miles de latinoamericanos volvieron a ver el mundo”.  

“El liderazgo por la soberanía e independencia de Venezuela y de Latinoamérica”.

“La religiosidad unificadora, reivindicadora, humanizadora y liberadora”.

Un intento de resumen de la obra del Comandante:

Más importante fue haber transformado al pueblo venezolano en partícipe activo de la política nacional e internacional, el camino a su dignificación de los pobres. El pueblo asumió el papel principal en la vida política y social.

Liquidó el analfabetismo e hizo de la salud, la Educación, deporte, cultura y la seguridad social derechos universales para todos.

La vida del comandante se convierte en una gran lección de coraje, audacia, solidaridad, patriotismo, humanismo y socialismo para todos los pueblos del mundo para continuar en la lucha por un mundo libre, justo y mejor.

Impulsó la refundación política, económica y cultural que puso de nuevo la palabra socialismo en el orden del día a escala internacional y transformó a Venezuela en un modelo de democracia y la posibilidad de instaurar una alternativa real, de cambiar radicalmente el país.

Aterrizó la religión cristiana como instrumento para unir a los oprimidos, a los pueblos por su liberación y dignificación. Cuestionó al Vaticano con el argumento contundente de que Cristo no necesita de embajadores.

Contribuyó decisivamente a despertar el sueño de una América libre, creó las bases de una América Latina y Caribeña autónoma y ajena a los dictados del imperio norteamericano, desarticulando la estrategia de recolonización estadounidense de la región encarnada en el Alca.

Fundó junto a Fidel Castro y otros líderes de izquierda el ALBA para llevar ayuda a los sectores más necesitados, tejió alianzas para la creación de la UNASUR y la CELAC, bloques que de una u otra forma recolocaron a los países de América como un polo de resistencia contra la dominación imperialista.

Resuenan y resonarán con más fuerza aun estas palabras del Comandante:

¡NOSOTROS TENEMOS QUE SER LIBRES Y DEJARLES UN MUNDO LIBRE A NUESTROS HIJOS, BISNIETOS, UN MUNDO EN LIBERTAD!

¡UNIDAD, UNIDAD, ESA DEBE SER NUESTRA DIVISA, SOLO UNIDOS PODREMOS DERROTAR AL IMPERIALISMO Y LEVANTAR A NUESTROS PUEBLOS, HACIA UNA VIDA MEJOR!

 ¡VIVA CHÁVEZ POR SIEMPRE!

¡VIVA LATINOAMÉRICA LIBRE!

OTRO MUNDO MEJOR, HUMANO Y JUSTO ES POSIBLE

 “Ocurrirá con él lo que con el Che: su muerte, lejos de borrarlo de la escena política agigantará su presencia y su gravitación en las luchas de nuestros pueblos”.

Comandante Hugo Chávez, eres el guía hacia el Socialismo del siglo XXI.

San Juan de Lurigancho, marzo 8 de 2013.